VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

19 febrero 2016

Mensaje de los Obispos

Conferencia del Episcopado Dominicano
Resumen MENSAJE 27 febrero 2016
«Próximas elecciones y otras urgencias»                              
Introducción
La Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) dirigió un mensaje al pueblo dominicano con motivo de la Fiesta Patria de la Independencia, del 27 de febrero de 2016, donde toca el tema de las próximas elecciones y otras urgencias. En la introducción la CED valora el avance hacia la madurez como Nación en cuanto a la participación de los actores involucrados en los procesos electorales.

1.      Las próximas elecciones
A, Consideraciones
Sobre las próximas elecciones, los obispos dominicanos consideran que los políticos deben comportarse a la altura de un profesional de la política, trabajar en base a programas con posibilidad de ejecución y atendiendo a las prioridades de los problemas que afectan a todos. En cuanto a la campaña electoral se espera que no sea de bajo nivel ni se fundamente en falsas promesas o en promesas irrealizables; que no fomente el clientelismo ni el uso de los fondos públicos del Estado.  
Expresan el deseo de la gente de una campaña electoral que no ensucie el ambiente, ni genere ruido y entaponamiento en las calles y avenidas. Que los políticos demuestren su madurez apoyados en principios, en valores y en programas.

B. Exhortaciones
La CED Exhorta a realizar una campaña electoral en paz, respeto mutuo, abierta al diálogo y con un verdadero sentido de madurez humana y política.
Lamenta el ejercicio de la política como un medio para el enriquecimiento grupal o personal y no como un servicio al bien común, peor aún cuando el soporte económico procede de dinero sucio, sea del narcotráfico, los juegos de azar, de empresas evasoras de impuestos o de fondos dilapidados del Estado. Aboga por una política sana, limpia de corrupción, de lavado o de robo, como merece un pueblo trabajador y esperanzado en un mejor porvenir.
Asimismo invita a quienes sustentan las finanzas de las campañas, a no invertir en los candidatos sino en sus trabajadores y en obras sociales. Les exhorta a no ser indiferentes frente al manejo de las instituciones políticas, actuar con la debida conciencia y rechazar el clientelismo.
Los obispos proponen a los electores participar conscientemente en la política, votar por candidatos que muestren mejores principios, valores y actitudes para gobernar y rechazar el clientelismo. Asimismo valorar su honestidad, sus raíces familiares, su trayectoria pública y sus propuestas políticas.
Reiteran la necesidad de ir a las urnas con verdadera conciencia ciudadana, denunciar las prácticas corruptas –como la compra de cédulas- y las acciones fraudulentas. Es la conciencia la que debe determinar el voto no la retribución por una prebenda recibida o el amiguismo.

C. Apoyar a la Junta Central Electoral y acoger el resultado de los votos
La CED llama a los candidatos a puestos electivos a apoyar a la Junta Central Electoral en la organización de las elecciones, en sus medidas administrativas, pero también a ser celosos y vigilantes de nuestra democracia.
También propone el tipo de comportamiento democrático para después de los procesos electorales, que permita trabajar en común por un gobierno que fortalezca la democracia, que sirva al bien común y que oriente el país por los mejores senderos, desarrollando la economía, fortaleciendo el sistema de salud y la educación, creando fuente de trabajo, invirtiendo en la seguridad ciudadana, mejorando nuestro sistema energético, ofreciendo mejores oportunidades a la juventud; que haga valer el imperio de la ley, y en fin, un gobierno que no incluya en su cultura política ni la corrupción, ni la impunidad, ni el soborno, ni sustente sus ingresos presupuestarios fomentando vicios que empeoran la salud social, como las bancas y juegos de azar, el exceso de bebidas alcohólicas; que actúe con transparencia y que gobierne en función del bienestar de todos.

2. No olvidemos la ley de Partidos Políticos
Los obispos piden encarecidamente y sugieren que pasadas las elecciones del presente año, el Congreso se esfuerce con seriedad y responsabilidad a elaborar y aprobar la Ley de Partidos Políticos para una mayor transparencia y ordenamiento en el quehacer político y para el fortalecimiento de nuestra democracia.

3. Valoremos la vida
Advierten sobre el clima de violencia que avanza en todos los ámbitos de nuestra sociedad y el Mensaje de 2009, donde trataron esa problemática que se veía venir. Su mensaje pone en el centro la vida, don de Dios, que hemos de apreciar, cuidar y preservar, no podemos matar ni ser indiferentes ante tanta sangre derramada.
Asimismo llaman al Gobierno y a los sectores de mayor poder o influencia social esforzarse e invertir para detener la violencia y la inseguridad que se va tornando asfixiante. Urgen a invertir en un proceso educativo que fomente la paz integral, actuar todos en el campo de la formación de la conciencia y a mirarnos como un don de Dios que merece ser tenido en cuenta, valorado y protegido. Reiteran la necesidad de que el Gobierno haga inversión en los cuerpos de seguridad del Estado, tanto en salario, capacitación como en equipamiento.

4. Atención a la salud de los más necesitados
Señalan la Carta Pastoral sobre la Misericordia del 21 de enero de este año y su alusión a los problemas de la clase más empobrecida y su desprotección, especialmente en los campos de la salud, la inclusión en el seguro social, el acceso a los medicamentos más baratos y eficientes. Con la mirada puesta en los enfermos desamparados piden también hospitales públicos adecuados, con manejo eficiente transparente; y la atención a los envejecientes, a los niños desamparados y a las madres solteras.

5. El respeto a la ley y nuestro sistema de justicia
Valoran el comportamiento de la ciudadanía en cuanto a las leyes, pero también perciben la tendencia de muchos a vivir como chivos sin ley. Reconocen que hay que seguir saneando el sector de la justicia, para que no siga el poder judicial amañado a interés políticos, ni con jueces corruptos y comercializadores de sentencias.
Exhortan a seguir depurando este sector del Estado, que haya sanciones y no impunidad: abogan por una justicia apegada a la ley y que sea la misma para todos, sin importar su condición social, económica o política.

6. El cuidado a nuestra casa común
Finalmente, y siguiendo el pensamiento del Papa Francisco sobre una Ecología integral en su Encíclica titulada Laudato Si, invitan a actuar con una verdadera conciencia ecológica y esforzarnos todos para proteger y cuidar nuestra casa común que es la tierra; a seguir cuidando nuestros ríos, limpiando sus afluentes, forestando sus orillas, protegiendo nuestros bosques, manteniendo limpias nuestras casas, barrios, calles y avenidas. Cuidemos nuestros animales y especies, y sobre todo respetemos la integridad del ser humano.

Anuncian una próxima reflexión más ampliada sobre el tema, a la luz del documento de Francisco; bajo la protección de nuestra madre de la Altagracia, invocan al Padre de la Misericordia que tenga compasión de nosotros, nos ilumine con la luz de su Espíritu y con la gracia de su Hijo nos ayude a construir un país más próspero, armonioso y en paz con todos.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario