VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

27 noviembre 2014

Hoy puede ser un buen día

Buenos días | Miguel Ángel Ciaurriz
Hoy puede ser un buen día
“Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo, depende en parte de ti”. Así arranca una conocida canción del artista catalán Joan Manuel Serrat.
Sí; que hoy sea un gran día depende de cada uno, del empeño que pongamos en ello. Si perseveramos en el intento, a pesar de los momentos difíciles y hasta duros que se nos presenten, que no serán pocos seguramente, en la noche cuando hagamos el recuento de la jornada sentiremos que ciertamente fue un gran día.
“Pelea por lo que quieres, dice el artista en otro párrafo de su canción, y no desesperes si algo no anda bien”. Un día para que sea bueno no tiene que estar necesariamente libre de adversidades y hasta de tentaciones capaces de dañarlo.
La adversidad tiene nombre de tentación. “Nuestra vida en medio de esta peregrinación, advierte San Agustín comentando el salmo 60, no puede estar sin tentaciones, ya que nuestro progreso se realiza precisamente a través de la tentación, y nadie se conoce a sí mismo si no es tentado, ni puede ser coronado si no ha vencido, ni vencer si no ha combatido, ni combatir si carece de enemigo y de tentaciones”.
El tiempo es un don, un regalo de Dios que debemos aprovechar para crecer como personas, como seres humanos contribuyendo a la humanización de un mundo que cada día descubre nuevas formas de deshumanización. Por eso el tiempo es también para cada uno y cada una de nosotros y de nosotras tarea de resistencia.
Cuando rezamos el Padre Nuestro a Dios no le pedimos que nos libre de las tentaciones sino que no nos deje caer en ellas; es decir, que nos dé la fuerza suficiente para resistirlas y rechazarlas de manera que nos veamos libres del mal y del Maligno. “Al enemigo ni agua” dice el refrán. Bueno, sólo vale decir esto aquí si el enemigo es el Tentador, porque a los otros enemigos bien sabemos que hay que perdonarlos.
“Y si tiene sed, completa el dicho, dale bombones”, para que su derrota sea más definitiva. Enfrentemos hoy al adversario que se va a empeñar en que este día de hoy no sea un gran día, no caigamos en sus trampas y artimañas.
Que el de hoy se una buen día y el de mañana también.
Buenos días nos dé Dios. ADH 784

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario