VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

24 noviembre 2014

Abuelos y Nietos: claves para educar

En Familia | Patricia Núñez de Arenas* Abuelos y nietos: claves para educarLos abuelos juegan un papel importante en la educación de los nietos. La incorporación de los padres al trabajo ha provocado que los abuelos tengan más responsabilidad, no solo en el cuidado de los nietos, sino también en su educación. Las diferentes maneras de educar de padres y abuelos puede ser un motivo de conflicto, Por eso, es importante conocer cómo se debe actuar.
La relación intergeneracional que ofrecen los abuelos les ayuda a los nietos a tener una mirada más amplia que les permite crecer y madurar. Mientras, los nietos, por el simple hecho de ser niños, trasmitirán a los abuelos una vitalidad que les permitirá rejuvenecer. Los beneficios de esta relación abuelos-nietos es evidente, sin embargo, los abuelos no deben ser vistos por los padres como las personas que malcrían a los niños, sino como el brazo que se alarga para ayudar a los padres cuando lo necesitan. Para lograr eso, tanto padres como abuelos deben tener en cuenta una serie de recomendaciones:
4 consejos para que los abuelos respeten a los padres
1. Asumir roles complementarios. Los abuelos deben asumir su rol de colaborador. Es importante que, desde el principio, los abuelos tengan claro que sus nietos no son sus hijos y que, por tanto, habrá decisiones que no podrán tomar sin consultarle antes a los padres, que son los últimos responsables.
2. Evitar comparaciones. La educación se adapta a los cambios, que se van sucediendo generación tras generación. Por eso, los padres de hoy en día no educan igual que los padres de hace unos años. Sin embargo, es habitual ver que los abuelos comparan la manera que los padres tienen de educar hoy en día con la educación que ellos impartieron a sus hijos. Utilizar comparaciones no será constructivo.
3. Apoyar a los padres. Recalcar a los padres aquello que hacen mal y buscarle defectos a su manera de educar es un error, a veces común, que repiten los abuelos. Por el contrario, lo más adecuado es buscar sus virtudes y reforzarlas. En este sentido, es importante apoyar a los padres con las normas que hayan establecido en casa. Respetar sus normas será el primer paso para que los nietos también las respeten.
4. Aplicar pautas y reglas con los nietos. Ante la creencia de que los abuelos están para maleducar, cabe recordar que también deben ponerles reglas y pautas a sus nietos, habiéndolo consensuado previamente con los padres.
4 consejos para que los padres respeten a los abuelos1. Confiar en los abuelos. Muchas veces los padres, preocupados por sus hijos, les dejan con los abuelos junto con un libro de instrucciones. Esta desconfianza en los abuelos puede provocar su malestar y también generar inseguridad. Los padres pueden dar consejos sobre aquello que crean que puede ser desconocido para los abuelos, pero siempre mostrandoles confianza.
2. Proponerles, no obligarles. Cuidar a los nietos debe ser siempre una opción que los abuelos puedan escoger por libre elección. Aunque ellos siempre acepten cuidar a los nietos encantados, los padres no deben pensar que esa es su única ocupación y que están disponibles las 24 horas. Los abuelos son una ayuda a la que los padres podrán recurrir pero de la que no deberán abusar.
3. Aconsejar en vez de criticar. Siempre es necesario darles a los abuelos unas pautas sobre qué hacer con los niños, sin embargo, los consejos nunca deben convertirse en críticas. Es importante no quitar valor a las acciones que los abuelos hagan con sus nietos.
4. El valor del recuerdo. La experiencia no es un valor transferible de abuelos a padres, sin embargo, es un aspecto del que tanto nietos como padres deberían aprovecharse. El tiempo que los abuelos pasan con sus nietos, a veces superior al que los padres pasan con sus hijos, les permite convertirse a veces en maestros, transmitiéndoles a sus nietos una perspectiva de la historia y de la vida que, ellos, por su corta edad, no han vivido. Es una manera de enseñar el valor del recuerdo. * Adaptado de su artículo en Hacer Familia: www.hacerfamilia.com.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario