VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

14 mayo 2014

Cosas que no tienen tiempo

Vivencias | Rolando Crooke, msc
Cosas que no tienen tiempo
Cuando sientes no estar en el lugar correcto, cuando miras y sientes que el tiempo pasa muy lento; cuando no puedes decir eso que llevas dentro, cuando te detienes y no puedes decir "lo siento"; cuando entiendes que pudiste llegar antes pero llegaste tarde, cuando entiendes que pudiste haber dicho las palabras correctas en el momento correcto pero no lo hiciste, no las dijiste y sencillamente callaste.
Cuando pudiste haberle expresado aquellos sentimientos a aquella persona que no sabe que le quieres, y simplemente callaste por temor a perderle o no ser aceptado; cuando pudiste y no lo hiciste, sencillamente llega la frustración, y se hace muy pesada la carga y la acumulación de tantos sentimientos no dados y que solo se han quedado guardados e incubados en el corazón.
Cuando callaste cada una de estas cosas, cuando dejaste de intentar algo, cuando vacilaste con un lo digo o no lo digo, lo hago o no lo hago; vienen a tu mente muchas preguntas, son como una carcoma cuyo desecho son las lamentaciones y la angustia; es entonces cuando empiezas a preguntarte, qué hubiera pasado si, cómo hubiera sido mi vida si en aquel momento me hubiera lanzado en busca de aquello que dejé pasar. Se te fue el tiempo y ya no puedes hacer nada ante estos hechos pasados, pues te volviste simplemente un almacén de sentimientos, que si no los dices simplemente se quedan atrás olvidados en el tiempo.
Es en ese momento de lamentación cuando entiendes que era mejor decir lo que llevabas dentro, hacer eso que quisiste hacer y que por miedo a perder, no te lanzaste en búsqueda de eso que tanto anhelabas.
Te duele la vida cuando ves a alguien con aquello que bien pudo ser tuyo, éste lo luce con orgullo pues no calló y simplemente se lanzó, entendió que en la vida lo que no está para uno es lo que uno no quiere que sea, que después de todo, con decisión y empeño solo hay que salir detrás de aquello que nos hace plenos.
Si nos lo proponemos podemos romper las barreras del tiempo, siempre y cuando nos atrevamos a lanzarnos, a dejar el miedo de lado y buscar lo anhelado, arriesgarnos y correr el peligro que implica alcanzar nuestros sueños, luchar por eso en lo que creemos.
Siempre habrá momentos en los que creeremos que no podemos más, que no vamos más allá, es en ese momento cuando verdaderamente empieza el camino, habrá muchos que no estarán ahí contigo, sin embargo habrá alguien que te irá limpiando el camino, que siempre estará contigo, no debes temer, todo es cuestión de creer y todas las cosas sucederán. Nunca conviertas tu vida en un cementerio de sentimientos, no escondas en un baúl tantos sueños que crees prohibidos, mira hacia ti, cree en Dios, pero también cree en ti, nunca pierdas de vista la luz de tu faro.
La vida es un camino que sólo se recorre una vez, lo que dejes de hacer hoy no vendrá después, es por eso que debes mantenerte en pie, siempre tratar de hacer el bien, decirle a las personas que tienes cerca que le quieres y que te sientes bien con ellas. Cada día al despertar respira profundo y siente la vida que se aproxima por tu retina, es una nueva oportunidad que se te da para renovar lo que haces desde la libertad, para atreverte a acercar cada día más hacia lo que buscas en verdad, son solo estas cosas las que se van contigo a la eternidad.
Que nunca se escuche de tu boca, un tuve miedo y por eso me escondí, que nunca se escuche que no tuviste fuerza para estar ahí con eso que te haría feliz, sal y enfrenta la vida, lo que deseas puede ser tuyo, la voluntad es un tesoro que se te da, todo esto que ves se creó para ti, siéntete un ser afortunado dentro de la creación, mira a tu alrededor y tal ves al fin comprenderás que Dios te ha hecho especial, de ti depende salir, buscar y enfrentarte con el obstáculo, superar tus miedos y como un caminante que se dirige a lo infinito mirar siempre a lo lejos, para ir siempre más allá.

1 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario