VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

09 mayo 2013

Rasgos de la Violencia Intrafamiliar


Cultura y Vida | Lic. Pedro B. Grullón Torres (LMSC). Rasgos de la Violencia Intrafamiliar
La violencia es una acción ejercida por una o varias personas de manera intencional contra otro u otros: acoso, hostigamiento, persecución, sufrimiento, presión, manipulación u otra acción en desmedro de la integridad física, social, psicológica o moral.
Se considera violencia intrafamiliar la acción u omisión que transforma en agresiones las relaciones del grupo familiar (disfuncional) causando daño físico, psicológico, sexual, económico… En la violencia intrafamiliar como en todo acto violento influye lo que ocurre a nivel macrosocial.
Nuestra sociedad esta acostumbrada, en gran medida, a responder y obedecer a fuerza de patadas, con protestas,  huelgas, manifestaciones,  presiones diversas... Los países más limpios y disciplinados han logrado sus objetivos en base a sanciones y castigos a los que infringen las disposiciones, pero sin venalidad.
El entorno incide en las causas y consecuencias de la violencia intrafamiliar como incide en todos los aspectos de la sociedad. Influye más cuando no se tiene solidez moral. Y ahí se aplica la aseveración de José Ortega y Gasset: "El ser humano esta compuesto del yo más las circunstancias."
Hay una razón inversamente proporcional entre el auge de la delincuencia y el descuido o malas acciones  de las instituciones, funcionarios, y las familias. Por ejemplo, el despilfarro y dilapidación del erario y las atenciones a intereses creados (como diría Jacinto Benavente)  y el hecho de complacer amigos o aliados que contribuyeron a alcanzar el poder, impiden la inversión de recursos para la mayoría de los depauperados.
Y estos son los que ameritan atenciones urgentes.
De acuerdo con José L. Díaz en su obra “Psicología y Conducta”, la violencia intrafamiliar pasa tres fases:
- Acumulación de tensión
- Episodio agudo de violencia
- Etapa de calma, arrepentimiento
Una investigación de los psicólogos norteamericanos Dr John Gottman y Dr Neil Jacobson señala que los hombres agresores caen en dos categorías: Pitbull  y Cobra. El Pitbull solo agrede a personas que ama. El Cobra es agresivo con todo el mundo.
La violencia puede ser estudiada desde varios enfoques. La perspectiva biológica refiere algunos casos de  lesiones en el sistema límbico (o parte del cerebro implicada en las emociones, el hambre y la sexualidad). En los lóbulos frontales y temporales o anormalidades en el metabolismo de la serotonina pueden predisponer a la agresión. La serotonina es una de las sustancias más importantes que facilitan la comunicación entre las neuronas. Los receptores de serotonina modulan distintos procesos biológicos y neurológicos, como la agresión, ansiedad, apetito, aprendizaje, memoria, estado de ánimo, sueño…
Los principales agresores suelen manifestar baja autoestima, poca tolerancia, dependencias alcohólicas y otras sustancias, víctimas de violencia, etc.
Entre los elementos incitadores de violencia  están: la infidelidad, los celos enfermizos, limitaciones sea por falta de trabajo, bajos salarios, despilfarros; además hostigamiento de uno de los cónyuges por falta de recursos u otra necesidad en el hogar.   También incide la causa en construcción social de  género. La sociedad configura dos polos opuestos  y no complementarios entre varón y hembra. Se coloca al hombre como superior a la mujer que   tiene que obedecer y si no ocurre así la violenta;  también influyen los refuerzos machistas que los padres profieren inocente o ingenuamente cuando dicen a algún niño: este si que va a ser un “macho”, un tigre, a veces  porque pelea, o da golpes, o es áspero, o que ante posibles ofensas actúe como una fiera…
Son muchas las consecuencias que acarrea la violencia intrafamiliar: disfunción de la familia, distanciamiento de sus miembros, cambios conductuales, baja autoestima, estrés,  bajo rendimiento escolar y laboral, heridas, golpes, limitaciones, depresión, y hasta pérdida de vida.
El país necesita un sano liderazgo, dirigentes y funcionarios impolutos, incorruptibles y con elevado pábulo de moral porque la corrupción de algunos provoca delincuencia en todos los ámbitos. Los malos ejemplos incitan negativamente.
Hagamos y actuemos conforme a la voluntad divina, pues eso edifica y dispone una sociedad justa, en paz y armonía.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario