VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

12 diciembre 2012

Naturaleza y Contaminación

Cultura y Vida | Lic. Pedro Grullón, LMSC.   La naturaleza, todo lo que abarca el conjunto de la obra de la Creación, ha sido puesta, ha sido dada a los humanos para que favorezcan su re-creación. Ello implica que su inteligencia debe actuar favorablemente para su conservación, preservación y proliferación. No para ocasionarle daño ni perjuicio. Lamentablemente hay mucha contaminación en todos los niveles. La contaminación se refiere a las modificaciones o alteraciones dañinas que sufren las condiciones ambientales por la presencia de elementos o agentes (físicos, biológicos, químicos) nocivos. Los contaminantes provocan alteraciones en la atmósfera, flora, fauna, agua… Entre los contaminantes de la atmósfera están: monóxido de carbono, dióxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre, metano… El ozono es una molécula química formada por la unión de tres oxígenos. Esa capa de ozono se formó hace millones de años y absorbe parte de las radiaciones solares. El sol es una fuente continua de radiaciones, algunas como las ondas luminosas y calóricas son esenciales para la vida, pero hay otras radiaciones que son altamente peligrosas para los seres humanos, los vegetales y animales, pues enferman y destruyen los tejidos y la vida. Varias de las sustancias más dañinas para la capa de ozono han sido utilizadas por las industrias y los consumidores, clorofluorocarbonos de uso en refrigeradores, acondicionadores de aire, plásticos, aerosoles. Estas sustancias llegan a la estratósfera y destruyen miles de moléculas de ozono. Y hay que advertir que la capa estratosférica de ozono protege la superficie de la tierra de una exposición excesiva a los rayos solares ultravioletas actuando como filtro. Una disminución sensible de dicha capa protectora tendría efectos perjudiciales para la salud humana y para la biósfera. Se considera contaminación atmosférica a la presencia en la atmósfera de sustancias en una cantidad que implique molestías o riesgos para la salud de la personas y de los demás seres vivos, bienes de cualquier naturaleza, así como que puedan atacar a distintos materiales, reducir la visibilidad, etc. El efecto invernadero evita que una parte del calor recibido desde el sol deje la atmósfera y vuelva al espacio. Esto calienta la tierra, pero si sobrepasan la cantidad que la tierra requiere, produce daños. Y el ser humano, que está llamado a proteger la naturaleza constituye su peor enemigo. Es el factor antropogénico con la emisión de millones de gases tóxicos a la atmósfera, producto de la combustión y la producción industrial, así como el despliegue de sustancias y desechos químicos en ríos y mares han incrementado el deterioro de nuestro medio ambiente de manera progresiva. Los datos científicos confirman que el clima de la Tierra está cambiando rápidamente. Las temperaturas mundiales aumentan aproximadamente un grado Fahrenheit en el último siglo y es probable que aumenten aún más rápido en las próximas décadas si no se controlan las causas generadoras, especialmente las emisiones de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo. Hay muchos enunciados y denuncias acerca de los daños a la naturaleza, se han celebrado eventos como la “Conferencia del Medio Ambiente” en 1972 en la ONU. Ahí hicieron un llamado dramático sobre la calamitosa situación ambiental mundial y sobre la responsabilidad que en esta situación tienen los países, especialmente los ricos, que son los más contaminadores. También se celebró la “Conferencia de Río de Janeiro", Brasil, donde se acordó que los países ricos dispusieran de un 0.777 de su PBI para ayudar al desarrollo. Luego “La Segunda Cumbre de la Tierra”, en 1977, en la sede de las Naciones Unidas, donde 173 países reafirmaron los acuerdos de Río, pero se criticó los incumplimientos y retrocesos en relación a las soluciones que se requieren para resolver los problemas ambientales. Otra conferencia internacional se realizó en Kyoto, Japón, en 1997 y se acordó reducir la emisión de gases de invernaderos y que los 39 países más industrializados reducirían sus emisiones de gases a un 5.2%. Eso ha sido incumplido y algunos países ni firmaron. También se puede citar el documento de unos mil quinientos científicos de unos 63 países pidiendo a gobernantes y líderes políticos que actúen en forma inmediata y seria para prevenir las consecuencias devastadoras del calentamiento global.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario