VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

05 septiembre 2012

Mes de la Biblia

Mes de la Biblia|Lic. Pedro Grullón Torres (LMSC: San Jerónimo y el mes de la BibliaLa Biblia siempre tiene vigencia y actualidad en la vida de la gente. Septiembre, sin embargo, es un mes especial para dedicarlo, como San Jerónimo, a ocupar un sitial protagónico en todos nosotros. Ya en otros escritos hemos expuesto acerca de la Biblia, sus libros, etc. Ahora dedicamos la atención al autor de la Vulgata, San Jerónimo (Eusebius Hieronymus Sophronius), que significa el que tiene un nombre sagrado, uno de los cuatro doctores originales de la Iglesia Latina junto con San Agustín de Hipona, San Ambrosio de Milán y San Gregorio Magno; traductor de la Biblia al latín y considerado padre de las ciencias bíblicas. La traducción de la Vulgata, en lengua del pueblo, del vulgo, le tomó 22 años. Según diferentes fuentes, San Jerónimo nació en Estridon en las fronteras de Dalmacia y Panonia e Italia (Croacia) entre el 340 a 347 y murió el 30 de septiembre del 420. Fue bautizado a los 19 años. Sus padres lo enviaron a estudiar en Roma. Viajó a Treveris en la Galia y Aquilea donde cultivó sus intereses teológicos y se codeó con Apolinar el joven (310-390). Luego continuo su carrera humanista y monástica en Antioquia. Se relacionó con el traductor Rufino (345-410) La lengua natal de San Jerónimo era el ilirio, pero estudió latín, griego, hebreo, entre otros idiomas. Fue admitido u ordenado sacerdote por Paulino, obispo de Antioquia, el año 379. En Roma fue secretario del Papa Dámaso I, quien le encomendó la labor de traducir la Biblia al latín. Después de la muerte de Dámaso vivió una etapa aciaga y fue de nuevo al Este. En 386 se estableció en Belén donde tuvo su etapa literaria más productiva y allí permaneció 34 años hasta su partida. San Jerónimo desarrolló el uso de material filológico y geográfico en su exegesis, y reconoció la importancia científica de la arqueología. Y en la interpretación de la Biblia utiliza tanto el método alegórico de Alejandría y el realismo de la escuela antioquena. Se considera un verdadero fundador de la exegesis bíblica científica en occidente, gran asceta y fundador de cuatro conventos. Recibió enseñanza del famoso dramático Elio Donato. San Jerónimo combatió las herejías de su tiempo, como el pelagianismo y los males de su época. Al igual que todos los interpretes bíblicos de la Iglesia primitiva afirmó un triple sentido de la Escritura: histórico, simbólico y espiritual, y no una mera interpretación histórica. Lo acusaban de ciceroniano por su gran dedicación a los textos de M. T. Cicerón y otros autores clásicos. Entre las obras de origen apologético de San Jerónimo está “La Perpetua Virginidad de María”, entre otras. Y entre las frases atribuidas a este gran santo están: -Ignorar la Escritura es ignorar a Cristo - Como es posible vivir sin la ciencia de las Escrituras… La traducción de la Biblia en lengua vernácula constituye un gran paso de la Iglesia. Así se puede conocer y vivir mejor. Con unos 15 siglos de oficialidad de la Vulgata, una comision pontificia nombrada para esos fines entre 1965-1978 realizó la revisión del texto de la Vulgata, para ponerlo de acuerdo con el sentido de los textos biblicos originales, donde las investigaciones criticas modernas habían demostrado su disconformidad. La labor de esta comisión publicó la neo-vulgata. Aprendamos de San Jerónimo el amor a la palabra de Dios en las Sagradas Escrituras y a dedicarnos a ella y vivirla con el prójimo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario