VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

24 abril 2012

Salud Bucal: Prevención y Tratamiento

La mayoría de las personas que conozco, nos tienen terror a nosotros los profesionales de la salud bucal, llamados tambien: odontólogos (as), dentistas o estomatólogos; dentro de los cuales están las diferentes especialidades para las diferentes necesidades. No hay distinción de sexo, edad, clase social, oficio o profesión, para sentir o no ese sinsabor, miedo y hasta un poco de ansiedad, al llegar el momento de visitar a este profesional; malestar que suele sentirse quizás más por una escasa o traumatizada relación con él o ella, y sobre todo, por sólo relacionar la acción de este profesional, con sensaciones de dolor y/o graves molestías. Como mi padre fue odontólogo y a través de él le tomé cariño a la profesión, personalmente nunca he sentido miedo al sentarme en un sillón dental como paciente. Quizás porque le acompañaba muchas veces a su oficina (como solía decirse), y veía de forma natural el ejercicio de este oficio; fue desde allí pude empezar a darme cuenta de muchos detalles en el trato a los pacientes y en su comportamiento frente a nosotros, pues siempre veía que los mismos acudían a la consulta de mi padre (quien ejerció desde el año 1955 hasta el 2008, cuando falleció) y de todos los dentistas de esa época, solamente cuando había alguna urgencia o accidente, cuando sentían mucho dolor, o cuando había alguna caries que involucraba los dientes anteriores- superiores, donde la estética podía ser sacrificada. Más, sin embargo, recuerdo que a mis hermanos y a mí, nuestro padre solía arreglarnos las muelitas desde que éstas empezaban a cariarse. Creo que desde aquí pude empezar a darme cuenta que había una gran diferencia entre alguien que acude por dolor y quien acude por prevención. A traves del tiempo, en 32 años de ejercicio en esta profesión, más todos los estudios e investigaciones que he podido hacer; he entendido definitivamente que la clave de la salud bucal en sentido general, está en la Prevención. La ciencia ha avanzado, la tecnología ha evolucionado; pero los sufrimientos fisicos y emocionales padecidos en los individuos por los daños que se producen más comúnmente por caries y por enfermedades periodontales (gingivitis, periodontitis o piorrea), siempre han sido el principal motivo de dolor, padecimiento y pérdida dental en los pacientes odontológicos, así como su forma de tratamiento y abordaje por este profesional, a pesar de existir en estos tiempos excelentes antibióticos y analgésicos para calmar el dolor, infección e inflamación producidas por esta enfermedades... Y, como hemos dicho: ¡Prevenir es mejor que curar! Esto nos deja dicho que si no hay enfermedad, no hay nada que sanar. Cómo se previene la caries y desde cuándo se puede prevenir?Hace más de treinta años, algunos odontopediatras abrían los molares sanos de su pequeños pacientes, y les ponían amalgama (plata), como medio de prevención por posibles caries. Su función era: A la vez que "sellaban" las fosas y fisuras que existen normalmente en los molares, confiaban en este noble material por sus grandes atributos, tanto por su dureza como por su poder anticariogénico. Este procedimiento era efectuado tanto en dentición primaria (dientes de leche), como en la permanente, más frecuentemente en esta última. Continuará.... ADH 757 Mayo 2012 Salud en Familia / Dra. Alma Galán de Guzmán* *Alma Galán es doctora en odontología, egresada de la UASD. Hace odontología general-familiar, odontopediatría y ortodoncia. Diplomados en: Violencia Intrafamiliar, Asesoría Familiar, Talleres de Constelaciones Familiares. Actualmente cursa en el Instituto de Sexualidad Humana de la UASD, una maestría en Terapia Familiar. Es autora del libro: "Amor Saludable para ti y tu Familia".

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario