VEINTICINCO SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

07 marzo 2012

Mensaje de la CED

CONFERENCIA DEL EPISCOPADO DOMINICANO | MENSAJE 27 DE FEBRERO 2012  Cincuenta Años de Elecciones Democráticas y otras Cuestiones  El Mensaje de la Conferencia Episcopal del 27 de Febrero 2012 está dedicado a los 50 Años de elecciones democráticas de nuestro Pueblo Dominicano. Nuestros obispos señalan en la introducción que desde el año 1955 a la fechan van 62 Mensajes desde los cuales ha invitado al Pueblo y a sus autoridades a reflexionar y a tomar medidas en torno a las diversas problemáticas que han afectado y afectan a la Nación en todos los órdenes: social, económico, cultural, político, religioso, ecológico, entre otros. Ocho temas puntualesEl Mensaje abarca ocho temas puntuales, “problemáticas que venimos arrastrando desde el pasado y que siguen aún hoy sin soluciones”: a) Situación del Campo. Exhortan a las autoridades del Estado a propiciar programas de inversión que lleven a un efectivo desarrollo del campo, a dedicar más recursos a la agricultura y mejorar el nivel de vida de nuestros agricultores. b) La Violencia. Es urgente trabajar para que reine la paz y la fraternidad. Todos llamados a poner un granito de arena a favor de la concordia y la paz. Y la exhortación al Estado a invertir mayores recursos en la seguridad ciudadana. c) Economía y Salario: Es necesario que tanto el gobierno como los patronos de empresas y negocios sigan mejorando los niveles de ingresos de los trabajadores. Además hay que seguir dinamizando la economía, crear nuevas fuentes de trabajo y apoyar toda clase de iniciativa que fomente la micro y mediana empresa en todos los sectores del País. d) La Corrupción. En el manejo del erario público debido a la inescrupulosidad y mediocridad de políticos y funcionarios públicos, y en el sector privado, debido al espíritu de lucro fácil y la falta de principios éticos. Inculcar los grandes valores en la conciencia nacional. Muy especialmente hay que enfatizar el de la honradez, el trabajo, la honestidad, el sentido de justicia, el respeto a la propiedad privada y al derecho ajeno legítimamente adquirido, el valor del diálogo ciudadano, la equidad, la justicia social y el bien común. e) El Narcotráfico: La epidemia de la droga hay que combatirla desde todos los frentes: desde la familia, la escuela, las organizaciones populares, y sobretodo, desde los organismos del Estado. f) La Educación: Una vez más insistimos: el cambio de la sociedad dominicana depende de una progresiva, firme y programada inversión en la educación. Han de jugar un papel importante y de primer orden los propios padres de los estudiantes, ya que la verdadera educación comienza precisamente en el hogar. g) Servicios Básicos: Esperamos que en este campo la política estatal sea firme en plantear el problema energético como una verdadera posibilidad de desarrollo para la Nación. h) Orden Constitucional: Hay que reconocer que son muchas las leyes que nuestro Congreso ha venido trabajando. Ahora sólo falta que todos las cumplamos. En esto deben dar ejemplo en primer lugar nuestros gobernantes y funcionarios públicos. El tema de las EleccionesLos obispos toman en cuanto que este mismo año se cumplen cincuenta (50) años de las primeras elecciones democráticas organizadas en el país después de la caída del régimen tiránico de Trujillo. En este lapso de cinco décadas la República Dominicana ha experimentado una notable evolución en el sistema político. Diecisiete jornadas electorales (casi al hilo) —y la dieciocho que celebraremos en mayo de 2012—, han dejado en la historia política contemporánea una rica experiencia. Siete Reformas han abordado los grandes temas políticos de reelección, no reelección y alternancia, así como, representación, doble vuelta, elecciones separadas en los distintos niveles de elección, colegios electorales cerrados—finalmente, abiertos—;y, jurisdicción electoral especializada en lo administrativo y contencioso, vale decir, diferenciación entre la Junta Central Electoral y el Tribunal Superior Electoral. Indudablemente, el régimen de cuota femenina para los niveles congresual y municipal que tuvimos el año 1998 con un 25% y que se estrenó en las elecciones del año 2002 con un 33%, como un reconocimiento a los derechos de participación de la mujer. Se refieren en esta parte del Mensaje a “una especie de maniqueísmo, que sutilmente subyace en la cultura, nos lleva a pensar con ligereza, que la religión no tiene nada que ver con la política; y se olvida, además, que la religión abarca todas las actividades del hombre y la mujer, incluyendo la política, enjuiciándola desde el punto de vista de la moral y de la ética”. Recuerdan, en cuanto a la Junta Central Electoral que “Es deber suyo disipar toda clase de dudas a base de integridad, transparencia, eficiencia, eficacia y responsabilidad”, que “El pueblo dominicano espera de la actual Junta Central Electoral diligencia y eficacia y pruebas inequívocas de su total confiabilidad”. Peligros y retos de hoySeñalan nuestros obispos la percepción de la ciudadanía de que “muchos agentes de la política ya no se mueven por principios ni ideales nobles” y reclaman la transparencia, es decir, “la sinceridad manifiesta en la acción visible”, que “protege al sistema político de los engaños que opacan la verdad y hace verificables y medibles las prácticas de gobierno”. ¿Qué hacer?¿Qué hacer frente a una situación tan peligrosa, como la que vivimos hoy? Distintas medidas vendrían a ser pertinentes en la situación actual de la República Dominicana: 1º. La Ley de Partidos Políticos, tantas veces postergada; 2º. La aprobación de una Ley de Campaña Electoral; 3º. Poner la mirada en el fortalecimiento de la democracia; 4º. Romper radicalmente con las prácticas corruptas del enriquecimiento ilícito a través del ejercicio de la política; 5º. Campañas más cortas en el tiempo; 6º. Tope en el gasto de las campañas; 7º. Equidad en el uso de los Medios de Comunicación; 8º. Uso legal de los Recursos del Estado; y 9º. Debate de candidatos. El Mensaje termina exhortando a los ciudadanos y ciudadanas a tomar responsabilidad en el proceso electoral que se avecina.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por participar con tu comentario